Una introducción a la selección de personal

Este artículo pretende brindar al lector una breve aproximación a lo que implica un proceso de selección de personal. Por tanto, para comprender la importancia del mismo, primero debemos entender la necesidad de contar en nuestra organización con las personas que más y mejor nos acerquen a nuestros objetivos.

Los Recursos Humanos no es algo que hacemos. Es lo que hace funcionar nuestro negocio”.

Steve Wynn

Dicho esto, resulta preciso mencionar que antes de comenzar un proceso de selección se debe realizar una descripción del puesto, con el fin de establecer el nivel de las funciones, responsabilidades, objetivos, formación necesaria y posición en la estructura jerárquica. Esta información nos ayuda a definir el perfil de la persona ideal para ocupar la vacante e iniciar con el proceso de reclutamiento para atraer a los posibles candidatos/as, ya sean internos o externos.

En su libro “It’s a match” Carolina Borracchia nos plantea la idea de que el reclutamiento ya no es simplemente publicar un aviso o una nota indicando que se necesita personal y esperar a que la gente se presente para ser seleccionada, sino que se trata de una elección mutua entre la organización y el potencial empleado/a. Atraer a las personas para que formen parte de una organización no es un intercambio meramente monetario, se trata de una seducción que ambas partes deben llevar a cabo para convencer a la otra de que juntas pueden perseguir y cumplir los objetivos propuestos.

“Las compañías seleccionan personas, pero las personas también seleccionan compañías”.

Carolina Borracchia

Cuando ya contamos con potenciales candidatos/as a ocupar una posición dentro de la organización, llega el momento de conocerlos un poco más en profundidad con una entrevista. No vamos a ahondar ahora en los distintos tipos de entrevistas y métodos, pero si vale la pena mencionar que en esta etapa del proceso se produce una comunicación interpersonal que permite al entrevistador/es evaluar las posibilidades del candidato para desarrollar las tareas de forma correcta además de seducirlo cara a cara con lo que la organización puede ofrecerle. Por otro lado, el candidato tiene la oportunidad, en esta instancia, de demostrar sus habilidades y aptitudes por las cuales considera que puede desempeñarse con eficiencia, además de interiorizarse con lo propuesto por la organización y evaluar si los objetivos de la misma se complementan con sus objetivos personales.

Luego de una serie de entrevistas, evaluación psicotécnica y de que se produzca la incorporación del nuevo empleado a la organización resta el último, y no menos importante, paso del proceso de selección, la inducción. En esta etapa la organización debe transmitirle al nuevo empleado los conocimientos necesarios para desempeñarse correctamente e integrarse plenamente a su funcionamiento. Es fundamental acompañar a una persona que se acaba de incorporar a un nuevo puesto de trabajo para facilitarle su adaptación.

0 Shares

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.